viernes, 3 de marzo de 2017

Detrás de la noticia: Ánimos polarizados


Detrás de la noticia: Ánimos polarizados

 

 

 


El endurecimiento de las leyes migratorias en EE.UU. inspira temor entre la comunidad inmigrante e indignación entre los activistas; en el programa se analiza si las ‘ciudades santuario’ serán capaces de proteger a los migrantes. El candidato oficialista no gana suficientes votos en las elecciones de Ecuador y se abre la posibilidad de un giro a la derecha: ¿qué factores influyeron en los resultados? En EE. UU. reflexionan sobre si Trump es responsable de la polarización social de EE. UU.

Acciones de protesta en Macedonia

Acciones de protesta en Macedonia

03.03.2017
La oposición neoliberal, con el apoyo de Occidente, está agravando la crisis política.
Ocultar
Frente patriótico
En Skopje, Stip, Kicevo, Veles, Kavadarci, Prilep, Kumanovo, Negotino y otras ciudades macedonias, las manifestaciones fueron organizadas por grupos de iniciativa ciudadana unidos bajo el lema "Por una Macedonia común". Los participantes exigieron el reconocimiento por la UE del Estado bajo el nombre de República de Macedonia, la organización de negociaciones sobre la adhesión del país a la UE y la OTAN (lo que parece extraño, porque la UE y la OTAN también son fuente de problemas para Macedonia), llamando al Primer Ministro de Albania y Bruselas para interferir en los asuntos internos de la República e "impedir la traición de los intereses nacionales de Macedonia".
Ocultar
Presión de la UE
Como de costumbre, la UE está tratando de dirigir esta crisis y utiliza la retórica democrática. Federica Mogherini, durante su breve visita a Skopje el jueves por la tarde, dijo: "Los partidos políticos deben reprimirse de cualquier retórica que pueda llevar al país a un conflicto étnico o político. Los actores políticos deben ser conscientes del hecho de que Macedonia es un estado multiétnico y los derechos de todos deben ser respetados. Para aquellos que no me conocen, promuevo la integración de toda la región en las estructuras de la UE. Los políticos deben continuar con sus negociaciones para la creación del gobierno. La situación es complicada y los líderes políticos deben hacer todo lo posible para salir de ella. Creo que es posible lograr una mayoría parlamentaria para superar esta crisis institucional ". Exhortó a las autoridades macedonias a dar un mandato al partido dirigido por Zoran Zaev.
Ocultar
La huella dactilar de Soros
Zoran Zaev, una figura clave de la oposición, es financiado por George Soros y apoyado por las potencias occidentales. Está intentando poner en práctica una política pro-albanesa en la política macedonia que es rechazada por la mayoría de los ciudadanos.
El presidente Ivanov se ha negado a dar el mandato a Zaev, porque sus intenciones están contra la soberanía de Macedonia.
Ocultar
Respuesta rusa
En una declaración, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia señaló: "Occidente, por manos de la minoría albanesa, está tratando de llevar al poder en Skopje a una oposición derrotada que suscribió un ultimátum para las demandas de los albaneses, conduciendo a la erosión de los fundamentos constitucionales del país. Los constantes intentos destructivos de imponer este circo desde el exterior, contrariamente a la voluntad de los votantes macedonios, sólo pueden agravar la situación. Es necesario detener la injerencia extranjera en los asuntos internos de Macedonia, y respetar el derecho de los ciudadanos macedonios a decidir su propio destino de acuerdo con los principios democráticos fundamentales ".

Trump, Rusia y el verdadero enemigo

Trump, Rusia y el verdadero enemigo


03.03.2017
Durante las últimas semanas, las relaciones entre Estados Unidos y Rusia volvieron a concentrar la atención del mundo. Si bien desde hace tiempo dichas relaciones se habían tornado inciertas, las señales que  había dado Donald Trump respecto del patrón externo que adoptaría frente a la Rusia de Vladimir Putin, antes de convertirse en mandatario y ya en la Casa Blanca, hacían prever un curso favorable hacia la distensión.
Sin embargo, antiguas y nuevas desavenencias enrarecieron las relaciones, y hoy el panorama se volvió inquietante, al punto que desde ambas partes los diferentes “centros de ideas” consideran escenarios de deterioro y confrontación o querellas militares entre ambos actores preeminentes.
Entre las viejas disensiones, la “marcha hacia el este” de la OTAN o la persistencia de Occidente en continuar con el despliegue del sistema antimisilístico en el espacio eurocentro-oriental, mantienen a Washington y Moscú en una situación de tensión variable que ha llevado a las partes a una riesgosa acumulación militar en una “placa geopolítica” que se extiende desde el Báltico hasta el Mar Negro.
Entre las nuevas diferencias, la proyección de Rusia en Siria, las tensiones en el este de Ucrania o lo que los expertos denominan “guerra híbrida”, esto es, diferentes medidas cuyo propósito es afectar capacidades del otro, por caso, utilizando el ciberespacio, la desinformación, etc., han recargado de tensión la relación.
Todo ello tiene lugar en un contexto global también incierto, donde se devaluaron casi todas aquellas ideas e instancias que permitían considerar posibilidades de cooperación entre los Estados; por ejemplo, prácticamente han desaparecido hipótesis esperanzadoras y se han afirmado aquellas concepciones relativas con el “regreso” al interés nacional y la autoayuda, como bien destaca Stewart M. Patrick en un reciente trabajo en la revista “Foreign Affairs”. Por otro lado, las organizaciones intergubernamentales ostentan un poder formal casi sin precedente.
El grado de incertidumbre es tal que algunos especialistas, por ejemplo, el ruso Sergei Karaganov, han sugerido realizar una conferencia internacional mayor, acaso en 2019 cuando se cumplan cien años del Tratado de Versalles, en la que los poderes geopolíticos preeminentes y de nivel medio establezcan principios y “bienes estratégicos” que proporcionen estabilidad y previsibilidad internacional, es decir, sienten las bases de un orden interestatal para una nueva era.
No obstante la situación particular entre Estados Unidos y Rusia como la general a nivel mundial, tal vez resulte “prematuro” considerar que la situación vaya a tornarse más precaria todavía. Si finalmente ello sucede, el mundo podría quedar “ad portas” del precipicio. Por ello, es necesario considerar el enfoque de Trump respecto de Rusia.
Para el mandatario estadounidense, aún en la crisis de hoy, Rusia no es el enemigo de los Estados Unidos. En otros términos y salvando diferencias de poder nacional, la concepción del mandatario estadounidense es relativamente similar a la que tenía el presidente ruso Boris Yeltsin en relación con los Estados Unidos a principios de los años noventa.
Entonces, Rusia consideró que, desaparecida la Unión Soviética, era posible alcanzar un nivel de cooperación con los Estados Unidos con el fin de que Rusia se recuperara y entre ambos actores lograran consensos favorables con la gestión internacional ante nuevos desafíos. Pero mientras Rusia apostó a esa dirección, Estados Unidos mantuvo la política de poder que lo llevó a triunfar en la Guerra Fría, con el fin estratégico de evitar la recuperación de Rusia y preservar la predominancia estadounidense.
Para Trump, el desafío estratégico primordial que enfrenta Estados Unidos es el “yihadismo”, es decir, la expresión más violenta del fundamentalismo islámico, que es la que ha dañado a Estados Unidos en su propio espacio nacional, y que requiere, para superarla, un enfoque de nueva cooperación con Moscú. Dicha prioridad estratégica se encuentra por encima incluso de la competencia con China, actor cuyo ascenso casi inevitablemente lo llevará, tarde o temprano, a chocar con Estados Unidos, según reza el enfoque realista estadounidense.
En este sentido, la pugna de Trump es con la concepción de poderes como la CIA, para la que el enemigo continúa siendo Rusia, hecho que explica la marcha de la  OTAN hasta las mismas “líneas geopolíticas rojas” de Rusia.
Desde el enfoque de la CIA como así de la “galaxia” de agencias estadounidenses de inteligencia, desmontar la amenaza rusa, es decir, reconsiderar la ampliación a manera preventiva de la OTAN, implicaría un nuevo fracaso y hasta “reconsiderar los términos de victoria ante la Unión Soviética”. 
En breve, como Yeltsin en Rusia, Trump es un mandatario “transformacional”, esto es, su propósito es hacer “tabula rasa” con el curso o línea de política externa estadounidense desde el fin de la Segunda Guerra Mundial y más allá del fin de la Guerra Fría, pues considera que si bien Estados Unidos es un actor inigualable en términos de poder internacional, el mundo está cambiando y necesariamente se requieren de nuevos enfoques de cooperación entre Estados.
Claro está que, y Yeltsin supo de ello, el carácter transformacional no necesariamente implica éxito seguro. Pero por ahora no sabemos si Trump correrá la misma suerte. Y, en buena medida, también la correrá el mundo.

La lucha en la ONU por el futuro de Siria

La lucha en la ONU por el futuro de Siria


En el dia de ayer, Rusia y China vetaron un proyecto de resolución sobre sanciones contra Siria en el Consejo de Seguridad de la ONU.
Ocultar
Otra provocación de Occidente
El documento, preparado por Francia y Gran Bretaña, pidió nuevas sanciones contra Siria, cuyo gobierno fue acusado de usar sustancias tóxicas. Aunque se sabe que las armas químicas fueron utilizadas por terroristas apoyados por Occidente, algunas potencias están tratando de transferir de nuevo la culpa a las autoridades del país.
La resolución obtuvo el mínimo necesario, nueve votos, para ser aprobada, pero Moscú y Pekín usaron su derecho de veto. Es significativo que los representantes de algunos países occidentales (especialmente los EE.UU.) han atacado a Rusia paor esto, mientras que no se ha dicho una palabra sobre China.
También es bastante simbólico que los autores de la resolución sean países que anteriormente tenían colonias en Oriente Medio, y que están directamente relacionados con la actual estructura administrativa y política de la región, formada sobre la base del pacto Sykes-Picot.
Ocultar
Metas occidentales
Dado que la resolución está ahora destinada a prohibir el suministro de helicópteros a Siria o a cualquier autoridad pública del país, esto es una prueba de la intención de Occidente de socavar las capacidades militares y técnicas del ejército sirio, que lucha contra los terroristas.
Además, la adopción de tal resolución dará lugar a una mayor escalada de la tensión en el plano diplomático.
El Representante Permanente Adjunto de la Federación de Rusia ante las Naciones Unidas, Vladimir Safronkov, comentando las acciones de Rusia, dijo que "los autores (de la resolución) prefieren un camino políticamente comprometido que conduzca a la confrontación y a complicar la situación". La confrontación no es aceptable, y "sólo a través de la cooperación podemos enfrentar los desafíos y avanzar en el asentamiento de Siria".

Neoliberalismo: la ideología que no tiene futuro

Neoliberalismo: la ideología que no tiene futuro


(El siguiente texto es transcripción de una entrevista).
Usted no está solo a la hora de formularse la pregunta: ¿Cómo es posible que podamos ser tan antagónicos hacia el cristianismo tradicional conservador y, sin embargo, aceptemos tanto el Islam?
Creo que tenemos que entender que ha habido una revolución en los Estados Unidos y en Occidente en general. Una revolución ideológica por el neoliberalismo.
El neoliberalismo se dedica al racionalismo científico, la concepción neoliberal de la vida: la ciencia, la biología, la química, la física, las matemáticas, eso es todo. Todo lo demás es asunto de su propia opinión personal.
Cuando esto empezó a entrar en nuestra cultura y política, en los años 60 en particular, dio derechos a algo llamado "política emancipatoria". La emancipación tiene que ser libertad o liberación.
La política emancipadora dice básicamente que las tradiciones son malas y que las costumbres discriminan a las personas. La emancipación dicta que si una persona quiere ser islámica, puede ser islámica, si quiere ser homosexual, puede ser homosexual, si quiere cambiar de género, puede cambiarlo. Y cualquier tradición que se oponga a eso tiene que ser rechazada porque se la considera discriminatoria.
En las últimas décadas hemos visto una redefinición de la Plaza Pública Americana. La Plaza Pública Americana solía ser muy cristiana. Estaba guiada principalmente por las normas tradicionales anglo-protestantes. Ahora está siendo gobernado mucho más por estas normas de política emancipatoria. Por lo tanto, si usted se considera como parte del grupo que no es permitido en la Plaza Pública debido a su cristianismo, usted va a recibir un trato especial. Ellos van a hacer leyes para usted y, como una parte de esas leyes, tienen que expulsar el cristianismo que le impedía acudir a la Plaza Pública.
La moral y las costumbres tradicionales son ahora consideradas como malas y discriminatorias. El neoliberalismo es en realidad mucho más complaciente hacia el Islam que hacia el cristianismo. ¿Por qué? Porque el Islam era considerado como discriminado, así como las feministas, los LGBT, los afroamericanos y otras minorías nacionales. Cualquier grupo una vez estuviera fuera de la participación pública será ahora permitido.
El neoliberalismo, básicamente, hace de la cultura una elección personal. Usted es libre de elegir la cultura que desee. La libertad es la capacidad de hacer lo que quiera hacer y nadie puede interponerse en su camino. Pero eso no funciona si usted es cristiano.
Recuerde, el neoliberalismo dice que la ciencia es la única manera en la que podemos conocer. Por lo tanto, si la ciencia es la única manera en que podemos saber, ¿qué es la cultura?
En la ideología neoliberal, la cultura es algo que la humanidad añadió al mundo. La cultura no refleja ninguna realidad ahí. No hay propósito. No hay Dios. Es sólo biología, química, física, lo que ellos llaman "leyes naturales".
Así, de esa manera, la cultura es cómo imponemos significados y propósitos en un mundo sin sentido y sin propósito. ¿Quién soy yo para decirles que su manera de imponer significados es mala y que la forma en que yo los impongo es buena? El problema es la cultura misma. No se puede pensar en biología, química, física sin cultura. Esas cosas son cultura. Así que la cultura es ineludible.
¿Pero qué están tratando de hacer los neoliberales? Tratan de imponer una cultura multicultural. Ese es el problema. Una cultura multicultural es imposible, es una contradicción. Por un lado, hablan de los derechos de las mujeres y por otro lado apoyan a los islamistas radicales que quieren la legalización de la ley sharia en Estados Unidos. ¡Es una locura! No hay forma de darle sentido. Y es por eso que creo que no tienen futuro.

Un año después Honduras reafirma su exigencia: justicia por homicidio de Berta Cáceres


diario-octubre.com

Un año después Honduras reafirma su exigencia: justicia por homicidio de Berta Cáceres

 

 

 

 

Octubre
“Estamos exigiendo justicia para Berta y los demás líderes asesinados por defender nuestra tierra”, declaró la portavoz de los estudiantes universitarios.
Un grupo de mujeres indígenas y estudiantes universitarios lideraron la protesta contra la impunidad que se presenta en Honduras, donde este viernes se cumple un año del asesinato de la activista Berta Cáceres, por quien ciudadanos y organismos internacionales exigen justicia.
“Con la siembra de nuestra hermana desgraciadamente por luchar contra este sistema nos la quitaron, nos la robaron, le robaron la vida; pero la lucha sigue”, subrayó este jueves Margarita Pineda, representante del Movimiento Indígena Lenca de La Paz (Milph).
Pineda formó parte de un foro sobre la lucha de las mujeres indígenas contra el despojo del agua, celebrado en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), donde se conmemoró un año del asesinato de la lideresa ambientalista.
En declaraciones a la agencia de noticias Efe, Nery Gómez, portavoz de los estudiantes universitarios, condenó el asesinato de Cáceres y pidió una investigación para castigar a los verdaderos responsables.
Gómez afirmó que Cáceres “no fue asesinada solo por ser una indígena, es por eso que estamos exigiendo justicia para Berta y los demás líderes asesinados por defender nuestra tierra”.
Respaldo internacional
Sumado a la presión interna, entes internacionales también se han hecho eco de la exigencia, como el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (Cejil) que reclamó este jueves a las autoridades hondureñas proseguir la investigación.
“Desde Cejil alertamos de las deficiencias que ha experimentado el proceso de investigación, hasta ahora, en respuesta a su asesinato”, señaló la organización regional que protege los derechos humanos en el hemisferio.
De acuerdo con la organización, el proceso investigativo del crimen incumplió en su totalidad las condiciones necesarias para identificar, juzgar y sancionar a sus responsables, tanto materiales como intelectuales.
Aunque Cejil reconoce que las autoridades atraparon a ocho personas hasta la fecha, consideró que todavía falta claridad del supuesto papel que jugó cada imputado en el hecho criminal.
“Tampoco existen resultados sobre los autores intelectuales del asesinato de Berta Cáceres, crimen que se debió a una escalada de violencia, criminalización y estigmatización en contra de la líder”, sostuvo.

El País, el periódico global (y falaz)

El País, el periódico global (y falaz)













El periódico El País vuelve hacerlo: una vez más, demuestra por qué hace mucho tiempo que dejó de ser un referente de la prensa española, al menos de esa en la que uno miraba un ejemplo de buen periodismo. En esta ocasión es por un editorial de política internacional que, de leerlo en papel lo usaría para envolver el pescado, y en digital, pestaña cerrada ipso facto.

Se trata del editorial titulado Crisis en el Sáhara, cuya autoría sólo me explico de dos modos: o quien lo ha escrito no está en modo alguno capacitad@ (su desconocimiento en la material es insultante) o, precisamente todo lo contrario, y entonces estaríamos hablando de un discurso interesado, de otra prueba de un diario convertido en perro de su amo. Personalmente, me inclino más por esta segunda opción.

Alabar la postura de Marruecos en el conflicto del Sáhara Occidental es una auténtica desfachatez. Más aún lo es reclamar algo al Frente Polisario, precisamente en la semana de su 42ª aniversario de la RASD (República Árabe Saharaui Independiente), los mismos años que lleva desterrado ilegalmente en uno de los desiertos más duros del mundo.

La persona que ha escrito el editorial de El País omite detalles de interés para el lector, como el hecho de que, tal y como ya describí en otro artículo del pasado mes de octubre, fue Marruecos quien incumplió el Acuerdo Militar firmado en 1991 por Marruecos y el Frente Polisario en la región de El Guerguerat. Fue el reino de Mohamed VI el que sobrepasó el muro de división y fue éste también el que llegó a cerrar la frontera con Mauritania el verano pasado.

El País omite todo eso, como también obvia en su reinvindicación del referéndum de autodeterminación el hecho de que si éste no se ha celebrado aún es porque Marruecos lo ha impedido. Aplaudir en este contexto la actitud de Mohamed VI, más allá de ser inaudito, es ruin.

El País, como todo PRISA en general con honrosas excepciones -y no hablo de l@s periodistas estrella, sino de ‘l@s redactor@s llanos’, porque hay que comer-, es una herramienta al servicio del neoliberalismo. Ese papel vigilante que, desde mi punto de vista, ha de ejercer el buen periodismo, encontrando el equilibrio entre la objetividad y el compromiso social, se ha esfumado.

Un editorial es opinión y en él se es libre de expresar -y delatar- su verdadera naturaleza, pero construir esa opinión sobre una realidad parcial o falsa no es tolerable. Y hoy, lamentablemente, asistimos a otro hundimiento de un periódico que un día los estudiantes de la facultad de Periodismo teníamos de cabecera y hoy no lo pondría ni en el revistero de un retrete.

Macri, el Ibex 35 y el orden natural de las cosas


omal.info

Macri, el Ibex 35 y el orden natural de las cosas - OMAL

“No se sale del populismo de un día para el otro. Es un proceso de purificación”. Con esta contundencia se manifestaba el viernes pasado el presidente de Argentina, Mauricio Macri, en el foro organizado por el Grupo PRISA en Madrid con el título Invertir en Argentina. Toda una declaración de intenciones por parte de quien ha demostrado una férrea voluntad de devolver a su país a la “correcta y respetable” senda del neoliberalismo desregulado. Senda que, sin ir más lejos, ya mostró su verdadero rostro en la crisis de 2001, motivando la irrupción en nuestras vidas del término “corralito”, el desempleo galopante o la defunción por colapso de algunos de los principales ejes de protección social.

La purificación, en este contexto, parece pasar por devolver a Argentina a un contexto de dominación indisimulada por parte de las grandes corporaciones extranjeras, en connivencia con las élites locales. Los negocios, lo primero, como algunos piensan que está establecido en el orden natural de las cosas. El resto, el abismo. Asistimos así al intento de revancha de las derechas más reaccionarias de América Latina, que vuelven reclamando lo que consideran que les pertenece por derecho propio.
En busca de inversión extranjera
El presidente argentino ha estado de gira por el Estado español tratando de vender a las instancias político-empresariales del país las virtudes de su Gobierno de cara a la atracción de inversión extranjera. Para ello, ha utilizado un discurso muy explícito: ha decretado el fin de la era de la inseguridad jurídica, las nacionalizaciones y lo que ha llamado el “despelote que armamos tantos años”. El diario El País reseña en su edición digital las risas cómplices de las personas asistentes ante la expresión pretendidamente jocosa del mandatario. No en vano, tanto el público como los ponentes que compartieron panel con Macri a lo largo de estas jornadas son distinguidas personalidades de la política y de algunas de las principales multinacionales de matriz española: BBVA, Indra, Albertis, Telefónica y lo más granado del Ibex 35.
La confluencia de intereses y voluntades es clara: Macri desea fervientemente reavivar el desembarco transnacional en Argentina, y las multinacionales españolas esperan como agua de mayo un retorno al “orden natural de las cosas”. Un orden en el que la acción de gobierno, el ejercicio democrático, la defensa de la soberanía o la preservación, tímida incluso, de las condiciones de vida de las mayorías sociales se subordinen al plácido discurrir de los negocios entre élites. En palabras de Francisco González, presidente del BBVA, quien no ha ocultado su optimismo: “Lo importante es que este Ejecutivo tenga el tiempo suficiente para hacer las cosas. El destrozo de los últimos años ha sido muy grande y necesita tiempo. Es importante que el próximo Gobierno, sea este u otro, se incorpore a esa política”.
El Gobierno español tampoco es ajeno a este renovado estado de ánimo que parece acompañar las relaciones con el país sudamericano. Junto al presidente argentino, en las jornadas han participado los ministros Luis de Guindos y Alfonso Dastis, conformando una representación de primer nivel. Lejos quedan los tiempos en los que José Manuel Soria atacaba furiosa y públicamente al Gobierno argentino por la nacionalización de YPF en 2012. Entiende el Ejecutivo de Rajoy que los intereses de las empresas españolas están garantizados con Macri, y quiere hacerlo valer. Por cierto, no es este el único nexo que une a Soria con el presidente argentino: ambos figuran como titulares de sociedades offshore en “los papeles de Panamá”.
Recuperar el acuerdo UE-Mercosur
Uno de los elementos fundamentales que está sobre la mesa en la agenda de estas nuevas derechas latinoamericanas es la reversión radical de la institucionalidad para la integración regional impulsada, en sus diferentes variantes, por los gobiernos progresistas de la región los últimos 15 años. Macri se encuentra en primera línea de esta batalla, preconizando el retorno a aquel “regionalismo abierto” que dominó durante la década de los 90 del siglo pasado, y que tenía como principal objetivo la profundización en la apertura y la desregulación de los flujos de inversión transnacional hacia los países de la zona. Se trata de articular vías de consolidación de una arquitectura jurídico-política cada vez más presente en el debate internacional, con ejemplos como el TTIP, el TISA y el CETA, acuerdo recientemente aprobado por el Parlamento Europeo con el voto a favor de la gran coalición de conservadores, liberales y socialdemócratas.
En América Latina, uno de los principales ejes de articulación de los tratados de comercio e inversión pasa por la ya dilatada trayectoria de negociación del Acuerdo de Asociación UE-Mercosur. Este proceso se detuvo en seco en 2004 con la asunción de la presidencia de Brasil por parte de Lula da Silva, que no aceptó algunos de los elementos de asimetría más marcados en los términos del acuerdo. Desde entonces, el proceso ha languidecido bajo una situación de congelación de facto, hasta que Mauricio Macri y Michel Temer, en Brasil, han irrumpido en escena. El carácter flagrantemente antidemocrático del actual Ejecutivo brasileño no parece suponer un obstáculo para la reactivación de las negociaciones, que ya se van anunciando públicamente, aún de manera muy embrionaria. Por su parte, para facilitar el camino, el Gobierno argentino ha apostado fuerte por la exclusión de Venezuela del Mercosur.
La visita del presidente argentino al Estado español tiene entre sus principales objetivos acelerar la puesta en marcha de este proceso, para lo cual el Gobierno español, como no podía ser de otra manera, ya ha mostrado una disposición favorable. Las nuevas derechas comprenden el rol fundamental que juegan este tipo de tratados a la hora de conformar las relaciones económicas —y también políticas— a nivel global, y buscan avanzar lo más rápido posible en su imposición con el fin de evitar posibles pasos atrás derivados de eventuales cambios en la correlación de fuerzas en la región. Nada que no conozcamos en Europa: la entrada provisional en vigor de la práctica totalidad del CETA tras su aprobación por la Eurocámara el pasado 15 de febrero —pese a estar pendiente la fase nacional de ratificación por parte de cada uno de los Estados miembros—, responde a esta misma lógica de hechos consumados y ausencia de criterios democráticos.
Ante ello, el panorama que ejemplifica la visita de Macri nos obliga a defender con más ahínco la construcción de alternativas y la generación de redes aquí y allá. Señalar al Gobierno español y a unas empresas multinacionales que avalan un proceso político manifiestamente regresivo; denunciar la visita oficial, tal y como se ha hecho, en la calle y en las instituciones, exigiendo a su vez la libertad de Milagros Sala como icono del carácter antipopular del actual Gobierno argentino. En definitiva, luchar por no normalizar lo que no puede ser normalizado, explicitar que el estado natural de los negocios conculca derechos y que, lejos de asumirlo, hay que trascenderlo.

Gorka Martija (@TMcMartiman) es investigador del Observatorio de Multinacionales en América Latina (OMAL)Paz con Dignidad.

Trascender el capitalismo y las empresas transnacionales: claves para la disputa

Trascender el capitalismo y las empresas transnacionales: claves para la disputa




Tan cierto es que sí hay alternativas al modelo vigente como que es estratégico que estas asuman el reto de disputar espacios económicos y políticos hegemónicos y mayoritarios, actualmente cooptados por la primacía de los mercados, la acumulación de capital y el crecimiento capitalista. Necesitamos alternativas que pasen de las periferias a los centros, de la excepción a la regla, de lo particular a lo general, posicionando en este sentido valores, instituciones y prácticas que confronten el statu quo desde la defensa del bien común, la democracia y la sostenibilidad de la vida.
JPEG - 37.3 KB
Una tarea no solo necesaria sino también urgente, ya que es precisamente la vida misma lo que está actualmente en peligro. Ya no nos referimos únicamente a las crecientes desigualdades y dominaciones que genera el modelo civilizatorio estructurado en torno al capitalismo, injustificables desde cualquier punto de vista: según Oxfam, hoy en Europa hay 123 millones de personas en situación de pobreza, mientras en este continente habitan 342 milmillonarios. Hablamos, además, de una ofensiva depredadora contra la vida humana tal y como la hemos conocido, evidenciada en el cambio climático y en el contexto energético, marcado por el agotamiento de los principales recursos fósiles sobre los que se ha sostenido el modelo global en las últimas décadas, sin los cuales es imposible mantener los actuales niveles de producción y consumo.
Nos enfrentamos pues a un colapso ecológico frente al cual o bien nos hundimos con el capital, o bien lo confrontamos de manera sistemática a partir de alternativas emancipadoras que tengan la capacidad de contagiarse y hacerse efectivas entre las grandes mayorías sociales. El suelo se mueve para todos y para todas, toca actuar, más que nunca, y actuar con tino.
¿Cómo responder a esta urgencia cuando el grave contexto que enfrentamos no es socialmente evidente? ¿Cómo posicionar alternativas concretas que tengan la potencialidad de disputar espacios a valores, instituciones y dinámicas de carácter sistémico y civilizatorio? ¿Qué hacer, aquí y ahora?
Enfrentar la urgencia, navegar la complejidad y la incertidumbre, priorizar actuaciones, son precisamente tres de los retos que se plantean en el libro Alternativas al poder corporativo. A partir de la consideración de la disputa económica como necesaria —aunque no suficiente— para afrontar el actual atolladero histórico, la superación del capitalismo y de las empresas transnacionales se convierte en un hito estratégico de cara a romper el hilo civilizatorio articulado en torno al progreso, el crecimiento económico incesante y a la ganancia como premisas de bienestar. Para ello, debemos descentrar los mercados y la reproducción de capital desde lógicas económicas emancipadoras y con potencial de disputar amplios espacios.
Respecto a la paradoja de la urgencia por actuar ante un colapso no evidente todavía, dos claves importantes a nuestro entender:
Enfoque de transición. Cualquier estrategia debe asumir el desafío de combinar la respuesta ante las necesidades inmediatas, por un lado, con la determinación por transitar, aquí y ahora, hacia otras formas de vida antagónicas a las vigentes. Tan poco incisivo es, por tanto, limitarse a actuar en el estrecho marco de lo aparentemente posible (recuperar la inversión, el empleo y los servicios sociales) como, en sentido contrario, defender una agenda alternativa ideal (transición energética, cambio de matriz productiva, desmantelamiento del poder corporativo, etc.), sin entender las más que evidentes asimetrías de partida. Asumir el enfoque de transición nos obliga, de este modo, a aceptar el desafío de la complejidad política, a partir de una permanente tensión entre presente y horizonte.
Horizontes de emancipación. Precisamente los horizontes —que no modelos— sobre los que avanzar son claves pero, en coherencia con el enfoque de transición, se constituyen como referencias fundamentales pero en ningún caso como premisas de actuación. Apostamos por tanto, en primer lugar, por la defensa de la vida, y por modelos económicos que asuman los límites físicos del planeta y planteen una más que necesaria transición energética; que posicionen el trabajo y el bien común como valores centrales —desde una nueva concepción de lo común que articule lo público y lo comunitario-social—; y que supere la quimérica pretensión capitalista del desarraigo de la economía respecto de la política, rescatando la democracia de su usurpación por parte de los mercados y las grandes empresas.
En segundo término, abogamos por lo local como escenario idóneo para esa vida diversa, democrática y sostenible que deseamos. A la vez, nuestro horizonte requiere de una radical redistribución de la riqueza —entendida esta no solo como los recursos, sino como la base material necesaria para el desarrollo de nuestras vidas— y de los trabajos, incluyendo tanto los ejercidos en el mercado, en la comunidad y en los hogares, como la división internacional del trabajo entre el Norte y el Sur Global.
Para avanzar en esta transición hacia horizontes económicos emancipadores, es necesario enfrentar asimismo la complejidad y la incertidumbre inherentes al momento histórico actual, ante las que planteamos una clave más:
Mirada inclusiva. La magnitud de la tarea que enfrentamos nos obliga a articular la diversidad, a incluir agendas y sujetos en defensa de la vida, a la vez que excluir y señalar sin miramientos a los antagonistas que la ponen en peligro. Es momento de aunar miradas que trasciendan lo sectorial y que busquen los nexos entre economía feminista, ecologista, marxista, del trabajo, etc. También urge complementar esfuerzos de instituciones con voluntad de cambio y movimientos sociales desde la lógica de construcción del poder popular. Esto es, instituciones que no solo regulen sino que también emancipen y creen nuevas institucionalidades, por un lado, y movimientos sociales comprometidos y metidos en el barro de un enfoque de transición, por el otro.
A su vez, es preciso vincular la apuesta por lo local con una estrategia integral que aborde también lo estatal, lo regional y lo global, escenarios hoy estratégicos para el sistema hegemónico. Y la inclusión también se refiere a vincular el avance de prácticas económicas emancipadoras con el posicionamiento de imaginarios y relatos contrahegemónicos. Aquí la disputa cultural y de sentidos comunes es estratégica, acompañando y abriendo sendas de posibilidad a las alternativas.
Llegando a la pregunta de qué hacer, podemos plantear tres nuevas claves que recogen las anteriores en una lógica de transición en pos de la desmercantilización capitalista de la economía. Se trata así de resistir a su avance, regular y acotar su margen de actuación y, finalmente, plantear alternativas emancipadoras bajo premisas antagónicas:
Resistir. Es necesario frenar los megaproyectos corporativos y la ofensiva de tratados de comercio e inversión, tal y como ha hecho Bolivia con todos sus tratados bilaterales; así como descentrar las instituciones económicas y financieras multilaterales, como muchos países de América Latina han hecho con el FMI o con los tribunales de arbitraje del Banco Mundial.
Regular. Dentro de una lógica que aúne regulación y emancipación, resulta estratégico desmercantilizar —no solo nacionalizar— sectores y empresas de bienes comunes y/o estratégicos, como hizo Venezuela con una empresa de granos de Cargill, al igual que hizo París remunicipalizando el agua en 2008; apostar por una reforma agraria integral desde el impuso a la soberanía alimentaria frente al acaparamiento de tierras, como propone la Vía Campesina; auditar la deuda como hicieron Ecuador y Grecia, pero con la voluntad de proceder al impago de la considerada ilegal, ilegítima, odiosa e insostenible; incidir en la responsabilidad social de la compra pública; poner coto a la evasión y elusión fiscal, como está en el espíritu de la iniciativa BEPS impulsada en el marco de la OCDE; incidir en una regulación global de las condiciones laborales a través de una tratado vinculante; plantear una revisión de la gestión de los cuidados desde una mirada emancipadora, no familista ni precarizada, tal y como refleja el actual Plan de Igualdad de la Diputación de Gipuzkoa.
Emancipar. Junto a todo ello, la gran apuesta consiste en constituir nuevas formas de poder popular a partir de sistemas de economía alternativa que vinculen energía, cuidado, producción, consumo y finanzas con los horizontes emancipadores antes señalados. En esta línea pueden destacarse iniciativas de producción y comercialización de energía renovable, como la cooperativa vasca GoiEner; la producción basada en el trabajo y el bien común desarrollada, desde premisas diversas, por el movimiento de empresas recuperadas o por REAS en el Estado español; el consumo articulado en torno a los circuitos cortos de comercialización, así como las finanzas que combinan la necesidad de una banca pública con el fomento de entidades sociales como Fiare o Coop57.
Necesitamos, nos urge, impulsar otra economía. Ya no nos llega con pequeñas iniciativas interesantes, tenemos que ser ambiciosas y ampliar los espacios para aquellas con mayor potencialidad. Contamos con claves, horizontes y experiencias múltiples y diversas, debemos dar el salto a la disputa hegemónica, en un contexto complejo e incierto. Actuemos, actuemos con tino, maximicemos la probabilidad de la esperanza, otra economía es posible.

Gonzalo Fernández Ortiz de Zárate es investigador del Observatorio de Multinacionales en América Latina (OMAL) - Paz con Dignidad.

Thierry Meyssan — El “aparato Clinton” para desacreditar a Donald Trump

Thierry Meyssan — El “aparato Clinton” para desacreditar a Donald Trump















El “aparato Clinton” para desacreditar a Donald Trump


por Thierry Meyssan



Este artículo es una alerta. Desde noviembre de 2016, se ha montado un enorme aparato de agitación y propaganda para acabar con la reputación y autoridad del hoy presidente Donald Trump en cuanto entrara en la Casa Blanca. Es la primera vez que se ve este tipo de campaña, científicamente organizada, contra un presidente de los Estados Unidos y con el uso de los medios que están desplegándose. Estamos entrando en la era de la post-verdad, pero los papeles de los protagonistas no son los que parecen ser.


RED VOLTAIRE | DAMASCO (SIRIA)


عربي ENGLISH فارسى FRANÇAIS



David Brock está considerado como un maestro de la “agitprop” (agitación y propaganda) del siglo 21. Totalmente carente de escrúpulos, este personaje es tan capaz de defender una causa como de reducirla a polvo, según las necesidades de quién solicite sus servicios… y se halla a la cabeza de un verdadero imperio de la comunicación de masas.


Sigue su curso la campaña que actualmente dirigen los padrinos de Barack Obama, de Hillary Clinton y de la destrucción del Medio Oriente ampliado, contra el nuevo presidente de Estados Unidos. Después de la “Marcha de las Mujeres” realizada el 22 de enero, ahora están montando una “Marcha por la Ciencia” que tendría lugar el 22 de abril, pero no sólo en Estados Unidos sino en todo el mundo occidental. Su objetivo sería demostrar que Donald Trump, además de misógino, es también un oscurantista.


Que haya sido organizador del concurso de Miss Universo y que esté casado, después de dos divorcios, con una ex modelo “demuestra” que desprecia a las mujeres. Que cuestione el papel de Barack Obama en la creación de la Bolsa de Clima de Chicago [1] (lo cual hizo mucho antes de ser presidente) y que rechace la tesis según la cual las perturbaciones climáticas son resultado de las emisiones de carbono “demuestra” que no entiende nada sobre la ciencia.


Para convencer a la opinión pública estadounidense de que el presidente que dice querer hacer la paz con los enemigos de Estados Unidos y colaborar con ellos en pro de la prosperidad económica internacional tiene que estar loco, David Brock, uno de los más grandes especialistas de la “agitprop” (agitación y propaganda), ha montado un dispositivo imponente, incluso antes de la investidura de ese presidente.


Cuando trabajaba para los republicanos, David Brock inició contra el presidente Bill Clinton las maniobras que acabaron convirtiéndose en el Troopergate, el caso Whitewater y el caso Lewinsky. Posteriormente cambió de bando y hoy está al servicio de Hillary Clinton, para quien ya organizó anteriormente tanto la destrucción de la candidatura de Mitt Romney como la defensa de la señora secretaria de Estado ante el escándalo provocado por el asesinato en Bengazi del embajador de Estados Unidos en Libia. Durante las elecciones primarias del Partido Demócrata, era David Brock quien dirigía los ataques contra Bernie Sanders. La publicación estadounidense The National Review incluso ha calificado a Brock de «asesino de derecha convertido en asesino de izquierda».


Es importante recordar que los 2 procedimientos de destitución de un presidente estadounidense en pleno ejercicio de sus funciones, posteriores ambos a la Segunda Guerra Mundial, no se iniciaron para favorecer la democracia sino en beneficio del Estado profundo. El Watergate fue piloteado de cabo a rabo por el misterioso personaje que se identificaba como «Garganta Profunda», que al cabo de 33 años resultó ser Mark Felt, el segundo del director del FBI Edgar Hoover. En cuanto al caso Lewinsky, sólo fue el medio utilizado para obligar a Bill Clinton a aceptar la guerra contra Yugoslavia.


La actual campaña está siendo orquestada subrepticiamente por 4 asociaciones:


Media Matters (“Los medios [de difusión] son importantes”) se encarga de rastrear los errores de Donald Trump. Su boletín contiene lo que usted va a leer diariamente en los diarios: no se puede confiar en el presidente porque se equivocó en esto o aquello.


American Bridge 21st Century (“El Puente Americano del Siglo 21”) ya ha pasado en revista más de 2 000 horas de videos en los que aparece Donald Trump desde hace años y más de otras 18 000 horas de videos de miembros de su gabinete. Dispone de sofisticados medios tecnológicos concebidos por el Departamento de Defensa –que por demás son en principio imposibles de encontrar en el mercado– que le permiten buscar contradicciones entre las posiciones anteriores de todas esas personas y sus posiciones de hoy. Está previsto extender todo ese trabajo a los 1 200 colaboradores del nuevo presidente.


Citizens for Responsibility and Ethics in Washington – CREW (“Ciudadanos por la Ética y la Responsabilidad en Washington”) es un gabinete de juristas de alto nivel encargado de rastrear todo lo que pueda convertirse en escándalo en contra de la administración Trump. La mayoría de los abogados de esta asociación trabajan gratuitamente “para la causa”. Son ellos quienes prepararon la denuncia del fiscal general del Estado de Washington, Bob Ferguson, contra el decreto sobre la inmigración.


Shareblue es un arma electrónica que ya alcanza a 162 millones de internautas en Estados Unidos. Se encarga de la divulgación de temas preestablecidos, como:
• Trump es autoritario y ladrón.
• Trump se halla bajo la influencia de Vladimir Putin.
• Trump tiene una personalidad débil y es propenso a la cólera, es un maníaco-depresivo.
• Trump no fue electo por la mayoría de los electores y es por consiguiente un presidente ilegítimo.
• Su vicepresidente, Mike Pence, es un fascista.
• Trump es un multimillonario que va a tener constantes conflictos de intereses entre sus negocios personales y las cuestiones de Estado.
• Trump es un títere de los hermanos Koch, los célebres financieros de extrema derecha.
• Trump es un supremacista blanco que amenaza a las minorías.
• La oposición anti-Trump está en constante aumento fuera de Washington.
• Para salvar la democracia hay que apoyar a los congresistas demócratas que atacan a Trump y acabar con los que cooperen con él.
• Hay que hacer lo mismo con los periodistas.
• Derrocar a Trump llevará tiempo pero hay que mantener la lucha.
Esta asociación va a producir boletines que serán enviados por correo electrónico y videos de 30 segundos con el apoyo de otros 2 grupos: una firma realizadora de videos documentales, The American Independent (“El Americano Independiente”), y una unidad estadística Benchmark Politics (“Política Comparativa”).


Todo ese dispositivo – creado durante el periodo de transición, o sea entre el momento de la elección de Donald Trump y su llegada a la Casa Blanca – ya emplea en este momento más de 300 especialistas, respaldados por un gran número de colaboradores voluntarios (que trabajan gratuitamente). Su presupuesto anual, que inicialmente ascendía a 35 millones de dólares, ha sido incrementado y hoy se eleva a unos 100 millones de dólares.


Este enorme esfuerzo por destruir la imagen –y por consiguiente la autoridad– del presidente de Estados Unidos antes de que haya tenido tiempo de hacer algo puede traer gravísimas consecuencias. Al eliminar a Saddam Hussein y a Muammar el-Kadhafi, la CIA hundió sus países respectivos en un largo caos, y lo mismo podría suceder en el «país de la Libertad». Nunca antes se había recurrido a este tipo de técnica de manipulación de las masas contra un dirigente de un país occidental.


Por el momento, el plan está funcionando: ningún líder político del mundo se ha atrevido a felicitar a Donald Trump por su eleccion… con excepción de Vladimir Putin y de Mahmud Ahmadineyad.


Thierry Meyssan


Fuente
Al-Watan (Siria)







[1] También denominada, probablemente de manera mucho más acertada, como “Mercado Climático de Chicago”. Nota de la Red Voltaire.





Comunicación













Artículo bajo licencia Creative Commons


La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).


Fuente : «El “aparato Clinton” para desacreditar a Donald Trump», por Thierry Meyssan, Al-Watan (Siria) , Red Voltaire , 28 de febrero de 2017, www.voltairenet.org/article195454.html

Trump: sueño vs realidad – aún se permite tener esperanza!

Trump: sueño vs realidad – aún se permite tener esperanza!




This article was written for the Unz Review: http://www.unz.com/tsaker/trump-dreams-vs-trump-reality-hopes-still-permitted/
Para muchos partidarios de Trump la semana pasada ha sido dolorosa. Ya si decidimos reaccionar con abyecto pánico o fingimos que nada ha pasado, algo sucedió y fue algo grande: las Agencias de las Tres Letras dieron un golpe de facto contra Donald Trump forzándolo a despedir a su asesor de política exterior más importante, el hombre que se había atrevido a declarar que quería reformar la sobrepoblada y en gran parte ineficaz comunidad de inteligencia estadounidense.
No hay manera de ponerle una cara valiente a lo que sucedió. No sólo porque se demostró que Trump no es leal con aquellos que son leales con él, sino porque este episodio casi mató lo que yo llamaría el “sueño Trump”. Elegí cuidadosamente mis palabras aquí. Hablo de “Sueño Trump” en contraposición a la “Realidad Trump”. Permítaseme explicar.
El “Sueño Trump”
Cuando Trump ganó las elecciones, el espectro de esperanzas acerca de sus acciones fue muy amplio. Desde “Trump cambiará para siempre el sistema internacional, pondrá fin al Imperio y traerá paz y prosperidad a los Estados Unidos” a “nunca será tan malo como Hillary, no importa lo que haga”. De este espectro, aquí una lista de los que yo tomaría como elementos claves del “Sueño Trump”:
  1. Drenado del pantano: echar a patadas a los neoconservadores hasta el sótano desde el que se arrastraron hace 24 años, reformando la comunidad de inteligencia de Estados Unidos, posiblemente disolviendo la CIA o, al menos, subordinándola al JCS.
  2. Hacer la paz con Rusia y negociar una “gran solución” que explicara claramente cómo los EE.UU. y Rusia actuarían entre sí y conjuntamente contra las amenazas comunes. Al menos, esto implicaría un acuerdo sobre Ucrania y Siria.
  3. Trabajar con Rusia para crear un nuevo sistema de seguridad europeo para mantener a la OTAN como una organización política, pero que la “diluya” en un nuevo marco de seguridad que vaya desde Portugal hasta los montes Urales y que incluya una versión del siglo XXI del Tratado de Fuerzas Convencionales para Europa.
  4. Dejar de aportar miles de millones de dólares al Imperio y redirigir los inmensos recursos que actualmente se pierden en guerra, agresión y subversión hacia los Estados Unidos y su deteriorada infraestructura, atención médica, educación, PMI, etc. Hasta ahora los sectores más productivos de la economía estadounidense han sido el complejo militar-industrial y las finanzas. La esperanza era que Trump pusiera en marcha la economía “real”: la producción de bienes y servicios.
  5. Poner fin a lo que yo llamaría la “dictadura de las minorías” y sustituirla por una restauración de la soberanía de la mayoría del pueblo estadounidense sobre su país. Que las “Rachel Maddows” que solían ser los “amos ideológicos” del régimen anglo-sionista, fueran conducidos suavemente hacia la puerta y reemplazados por gente con la cual la mayoría de los estadounidenses pudieran identificarse.
  6. Restitución de la ley y el orden en los Estados Unidos y que el flujo descontrolado de inmigrantes fuera finalmente regulado al menos hasta cierto punto.
  7. Por último, pero definitivamente no menos importante, Trump no actuaría sobre esta estúpida, contraproducente y autodestructiva retórica iraní y China. Recuerde: lo que estoy enumerando aquí no es una evaluación realista de lo que Trump podría hacer una vez en el poder, sino lo que deliberadamente llamé el “Sueño Trump” con énfasis en la primera palabra. Claro, puede haber quienes quisieran que Trump cumpliera sus amenazas e incluso iniciara una guerra con Irán o China, pero no conozco a nadie. (Por otra parte, estas no son personas a las que me gusta conocer). Una vez más, este es mi esquema, subjetivo y personal de lo que pienso que muchos (la mayoría?) de los partidarios de Trump podrían soñar, nada más.
Después de la semana pasada, diría que, en su mayor parte, este sueño ha terminado, especialmente los puntos 1,2,3 y 5, los puntos 6 y 7 sobreviven con métodos artificiales y 4 sólo tiene escalofríos y resfriado pero podría todavía vivir.
La clave, por supuesto, es el punto 1: drenaje del pantano. En otras palabras, luchar contra el poder de los neoconservadores y el “estado profundo” de los Estados Unidos y ponerlo de nuevo donde pertenece: en manos de un presidente con el mandato de la mayoría del pueblo estadounidense. Esa es, por desgracia, la mayor pérdida que todos sufrimos la semana pasada: el hombre que se suponía que debía drenar el pantano recibió un golpe humillante por parte de un estado profundo borracho en su propio desparpajo infinito. El mayor peligro no es que Flynn fuera despedido, aunque eso en sí es un gran problema, pero el hecho de que el estado profundo obligó a Trump a traicionar públicamente a Flynn y despedirlo en lugar de los que estaban involucrados en este golpe de palacio (incluyendo al mismo Pence).
Lo que el estado profundo demostró esta semana es que todo el mundo en el Poder Ejecutivo no sirve a gusto del Presidente, sino a placer del estado profundo, incluyendo probablemente al mismo Donald Trump.
Terminando con el Nr. 2 de Trump los Neocons han demostrado ahora al mundo que todo el mundo (Nr.3, Nr. 4, etc.) y posiblemente Nr. 1 están todos aquí solamente en la medida que ellos, los Neocons, les permiten. Estoy personalmente convencido, de que a menos que Donald Trump encuentre en sí el coraje de montar un contraataque importante, los neoconservadores encontrarán la manera de expulsarlo de la Casa Blanca antes de que termine su mandato. Eso es típicamente su estilo: enviar “mensajes” y “sentar un ejemplo”.
Si Trump “se comporta”, posiblemente, le permitirán hacer algo de los puntos Nr. 6 (ley y orden) y Nr. 4 (reorientar un poco de dinero a la patria de EE.UU.). En cuanto al punto Nr. 7 (golpear a Irán y a China), esta es la única parte de su programa que apoyarán con entusiasmo (de este modo también ponindo fin a su sueño de no actuar en ese absurdo).
Así es que sí, esto es malo, y salvo un milagro, el sueño está realmente terminado.
Sin embargo, vamos a poner esto de nuevo en perspectiva.
La realidad Trump
Si el * sueño * ha terminado, esa no es razón para desanimarse o para afirmar que el apoyo a Trump haya sido un error. Se debe tener siempre en cuenta cuál era la alternativa: Hillary Clinton.
Uno de mis comentaristas rusos favoritos, Ruslan Ostashko, lo puso brillantemente cuando dijo:
Ninguna persona racional esperaba que Trump mostrara verdadera amistad o amor por Rusia o un reconocimiento inmediato de Crimea (como parte de Rusia). Nuestra alegría por la elección de Trump estaba vinculada a un solo factor: con Clinton no tendríamos ninguna oportunidad, ni una sola, de llegar a un acuerdo sobre cualquier cosa. Si Clinton estuviera ahora sentada en la Casa Blanca no estaríamos discutiendo el tema del reconocimiento de Crimea o el futuro de las sanciones estadounidenses. Estaríamos tratando de adivinar cuándo comenzaría la guerra nuclear, estaríamos estudiando nuestros mapas de refugio antiaéreo, cómo usar un contador Geiger y cómo contar la dosis correcta para tabletas de yodo.
Él tiene toda la razón, por supuesto. Esto también es exactamente lo que escribí el 9 de noviembre después de la elección:
Así ha sucedido: Hillary no ha ganado! Digo que en lugar de decir que “Trump ganó” porque considero que la primera es aún más importante que la segunda. ¿Por qué? Porque no tengo ni idea de lo que Trump hará a continuación. Tengo, sin embargo, una excelente idea de lo que Hillary habría hecho: la guerra con Rusia. Trump probablemente no hará eso.
Nunca fui un “soñador” con Trump. Yo era simplemente un esperanzado en Trump, lo que significa que tenía esperanzas de que Trump no sólo sería mejor que Hillary, sino que él podría cumplir, al menos, algunos de sus prometidos”sueños”.
Pero si la elección es el triunfo humillante de los neoconservadores y la guerra termonuclear, entonces acepto el primero con gratitud.
Por otra parte, por desagradable que sea este pensamiento para muchos norteamericanos, es un hecho innegable que los Estados Unidos son actualmente el huésped que alimenta al parásito anglo-sionista y que este parásito utiliza para intentar subyugar a todo el planeta.
Lo que está ocurriendo ahora es que los neoconservadores y el estado profundo han logrado re-tomar el control de su anfitrión, pero sólo a costa de un debilitamiento mayor de ese anfitrión. Y eso es objetivamente bueno para nuestro planeta. Así como el golpe de estado en Turquía terminó eviscerando los servicios militares y de seguridad y reduciendo dramáticamente su capacidad de influir en los acontecimientos en Siria (esto es, en parte, el por qué Erdogan ahora está jugando al balón con los rusos y los iraníes) la revolución de color en marcha contra Trump está destruyendo el poder del anfitrión norteamericano y, por tanto, del parásito anglo-sionista. Por un lado, todo el establishment político está tan profundamente involucrado en la lucha por el poder dentro de los Estados Unidos, que se deja muy poca energía burocrática para tratar con cualquier otra cosa. Además, en términos políticos, la “nación indispensable” y la “ciudad sobre la colina” son ahora el hazmerreír del planeta. La próxima vez que algún propagandista del Departamento de Estado empiece a regurgitar el habitual fragmento de propaganda proletario sobre la democracia, los derechos humanos y las elecciones justas, será recibido con una risa histérica y gritos de “médico, sálvate a ti mismo!”. Y, francamente, sólo Dios sabe a dónde nos llevará este proceso. Yo, por ejemplo, no excluiría absolutamente la posibilidad de una guerra civil en Estados Unidos. Y antes de que la declaración sea recibida con burlas y el conjunto habitual de ad hominems, permítanme recordarles que predije la guerra civil en Ucrania, cuando casi todos los demás estaban en estado de total negación (ver: Las puertas del infierno se abren para Ucrania, Escrito el 20 de noviembre de 2013). En este momento, no estoy prediciendo una guerra civil en los EE.UU., pero estoy diciendo que se ha convertido en una posibilidad real.
Guerra civil o no, todo lo que los neoconservadores y el estado profundo están haciendo es acelerar el inevitable colapso de los EE.UU. como hegemón mundial. Es cierto que Trump no podría haberlo impedido, pero podría haberlo negociado, usando el todavía inmenso poder de los Estados Unidos para obtener el mejor trato posible de los otros grandes actores. Si una persona se cae de un rascacielos, no hay manera de evitar que golpee en el suelo – pero si tiene un paracaídas o no, esto hará una gran diferencia en cómo aterrizará. Eso es lo que Trump podría haber hecho – haciendo un “descenso por los descansos” como dice la expresión de los rusos. Las habilidades para hacer que eso suceda son sencillas: realismo, voluntad de negociar, capacidad para entender al contrincante, valor para renunciar a lo que no es sostenible, etc. Estas son las habilidades exactas que los Neoconservadores carecen totalmente. Lo que pueden hacer es doblar la apuesta, luego doblar de nuevo, y luego doblar un poco más. Y este tipo de actitud maníaca siempre conduce a la catástrofe.
Cualquiera que sea el caso, la gran historia en el futuro previsible será la lucha interna dentro del estado profundo de EE.UU. ¿Por qué lucha interna? Debido a que Trump es también parte del estado profundo, no salió de repente de la nada ex nihilo, tenía, y todavía tiene, poderosos patrocinadores. Esa es, en términos comparativos, la buena noticia. La mala noticia es que la facción del estado profundo que respalda a Trump parece ser la más débil. Y Trump mismo no es exactamente un caballero de brillante armadura, por decirlo suavemente. Sin embargo, si imaginamos que por alguna medida de poder las fuerzas anti-Trump dentro del estado profundo son, oh!, 70% y los partidarios del Trump son por lo tanto 30%, las luchas internas entre el 70% y el 30% dejarán muy poca Energía a ambas partes para hacer frente a Rusia, China o Irán.
Es una dulce ironía que los grandes partidarios de divide et impera se hicieron eso a sí mismos, ¿no?
Conclusión
Es demasiado pronto para desanimarse. Sí, el “Sueño Trump” probablemente ha terminado, fue hermoso mientras duró, pero ahora la “realidad Trump” está tomando el centro del escenario y todos necesitamos aprender a operar en este nuevo contexto. Necesitamos estudiar de manera cuidadosa y sistemática esta nueva realidad y analizarla cuidadosamente por todos los riesgos y oportunidades que nos presenta. Y hay un montón de grandes oportunidades, junto con riesgos muy reales, a ser descubiertas. Sólo el hecho de que los líderes del Imperio se han vuelto el uno contra el otro es una bendición enviada por Dios! Usémosla al máximo.
Coincidencia o no, pero el Durán informa que el Presidente de la JCS, el General Joe Dunford y el General Valery Gerasimov, el Jefe del Estado Mayor de los militares rusos se han reunido en Bakú. Esta es la primera reunión de este tipo desde enero de 2014 y tuvo lugar en un “ambiente cordial”. De hecho, Dunford aseguró a Gerasimov que en realidad no hay planes de desplegar tropas terrestres estadounidenses en Siria (hay, por supuesto, ya varios miles de soldados estadounidenses en tierra en Siria, ambas partes saben eso, pero ambas partes también saben lo que Dunford Se refiere a: las fuerzas armadas regulares).
¿Te imaginas una reunión así con Hillary?
Lo que sucedió es muy simple. Con la elección de Trump, los Neocons sufrieron una aplastante derrota y les llevó menos de un mes reagruparse y castrar a Trump. Esto es malo y el “sueño del triunfo” ha terminado. Pero nosotros – la resistencia al Imperio, estamos todavía en muy buena forma. Después de todo, Trump nunca fue nuestro candidato, fue el candidato de la parte del estado profundo que nosotros, los opositores del estado profundo de los Estados Unidos in toto, apoyamos como un mal menor: y teníamos razón – él era y él todavía ss el mal menor. Además, el partido que más ha perdido es la parte del estado profundo que apoya a Trump , y aun tienen suficiente poder (10, 30 o 45 por ciento – eso no importa) para reagruparse y luchar. Y si / cuando luchen,  tenemos que darles nuestro apoyo simplemente porque eso es lo moral y pragmático que hay que hacer. En este momento, Trump se parece a Yanukovich, cierto. Pero creo que él es también una persona mucho más inteligente y mucho más honorable que Yanukovich. Llámame ingenuo, pero mi intuición es que Trump se preocupa por los Estados Unidos y que quiere hacer lo correcto. Podría estar equivocado, por supuesto. Pero al menos hasta ahora no veo los signos claros de la putrefacción total y la corrupción que Yanukovich tiene en toda su cara. Además, Trump parece estar aprendiendo. Eso es muy importante. En su última conferencia de prensa Trump finalmente  mostró algunas agallas reales y contraatacó a los medios de comunicación, muy efectivamente diría yo. ¿Y recuerda lo rápido que Trump aprendió de su primera derrota en el debate contra Hillary? Trump puede ser un aprendiz rápido y si ese es realmente el caso, entonces él podría aprender algunas lecciones más útiles de toda la debacle de Flynn.
Todavía se permiten las esperanzas 🙂
Así que las esperanzas todavía están permitidas. No las expectativas – son siempre malas. Pero sí esperanzas razonables, compatibles con la realidad. Como todos los humanos, los políticos cambian. Si los neoconservadores no consiguen impugnarle, Trump podría terminar dándoles patadas, por así decirlo. Y si lo acusan, debilitarán aún más el Imperio. Así que, en general, diría que aunque tuvimos una semana muy mala todavía estamos en buena forma.
El Saker

LA LEY DEL CIGARRILLO Y LAS BARBACOAS UN ADOCTRINAMIENTO Y UNA ESTAFA PARA LOS CIUDADANOS DE TODOS LOS PAÍSES DEL MUNDO DESARROLLADO

LA LEY DEL CIGARRILLO Y LAS BARBACOAS UN ADOCTRINAMIENTO Y UNA ESTAFA PARA LOS CIUDADANOS DE TODOS LOS PAÍSES DEL MUNDO DESARROLLADO
 

Fig.- 1
Cómo alguno puede pensar que las fotos que están debajo que de“Aliaga y la hierba seca” podía estar mojada, la encendí con un mechero, fig.- 1. Demostrando que estaba muy seca al prenderse igual que gasolina.
En estas imágenes hablamos de medio cigarrillo, al tratarse de una colilla.

Fig.- 1                           Fig.- 2                         Fig.- 3
Fig.- 1, medio cigarrillo encendido, fig.- 2, medio cigarrillo terminándose de con sumir y fig.- 3, medio cigarrillo terminado de consumir.
Cigarrillo encendido tirado en una “Aliaga seca”. Con velocidad del viento 4 o 5 km/h. y temperatura ambiente  de 21º grados. Esté cigarrillo tardo en consumirse 6 minutos.

“La ley de cigarrillo”. Una ley creada premeditadamente, con el propósito de adoctrinar mentalizar al ciudadano del peligro que puede provocar un incendio. Una ley solo instaurada para concienciar a la mayoría de la ciudadanía que habitan en las grandes ciudades, y en su ignorancia tener el respaldo suficiente para que la ley se mantenga en vigor. Los políticos y las empresas de extinción apoyados por el capital,  han conseguido con esta ley del cigarrillo y barbacoas, tener mentalizada y amordazada la ciudadanía, de tal manera, que hoy en día puedan manipular los incendios a su capricho. Hasta los expertos de los pueblos  con menos de 55 años se la creen. ¡Qué locura, a dónde hemos llegado! ¡Hasta dónde ha llegado España y todos los Países Desarrollados! La ignorancia y la incultura cada día que pasa más prolífera, en cuánto a incendios forestales ¿Cuántas leyes se han creado dentro del sistema forestal de incendios, que son falacia y estafa hacia los ciudadanos? ¿Cuantos millones de euros ha costado esa publicidad de no tirar cigarrillos y no hacer barbacoas?
Fuente: http://jamanjon56.blogspot.com.es/2017/02/la-ley-del-cigarrillo-y-las-barbacoas.html

La complicidad de China en la intervención militar imperialista contra Libia

La complicidad de China en la intervención militar imperialista contra Libia





China aparte de ser un estado con un sistema capitalista obsceno, que explota y oprime a la clase obrera y las clases populares de forma salvaje y aberrante, es un estado que se ha destacado en política exterior por la pasividad e incluso la complicidad con el intervencionismo militar imperialista de EEUU.

En la intervención militar imperialista contra Libia tuvo un papel cómplice en la misma.

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobó en marzo de 2011 una resolución que permitió el uso de la fuerza para imponer una zona de exclusión aérea sobre Libia y para proveer asistencia y protección de los "rebeldes" libios.

El texto aceptado por la mayoría del máximo órgano ejecutivo de la ONU sirvió de base para desencadenar el ataque militar imperialista contra el territorio de Libia.

La resolución que "autoriza a los estados miembros a tomar todas las medidas necesarias" para impedir el vuelo de los aviones de Gadafi y asistir a los civiles, fue respaldada por 10 votos a favor y cinco abstenciones.

China, que tenia derecho a veto y podía impedir aprobar esta intervención militar imperialista, se obtuvo en esta votación y por tanto PERMITIO QUE SE DESENCADENARA LA GUERRA IMPERIALISTA contra Libia.

Al contrario Cuba, de forma digna, voto en contra de esta intervención militar imperialista.
 
 
China se abstuvo en resolución de la ONU contra Libia:



---------

25 años de la unión monetaria, nada que celebrar…salvo su defunción


attac.es

25 años de la unión monetaria, nada que celebrar…salvo su defunción

 

 

 

25 años de la unión monetaria, nada que celebrar…salvo su defunción


Jorge Amar Benet - Comisión JUFFIGLO de ATTAC España
Este pasado día 7 de febrero se conmemoraban los 25 años de la firma del tratado de Maastricht que inició la andadura hacia la Unión Monetaria Europea (UME).  Resulta llamativa la falta de entusiasmo y publicidad que se da a ese evento, comprensible cuando este año podría ser el del fin abrupto de este experimento socioeconómico, único en la historia, de separar a tantas naciones de sus monedas y al que las encuestan constatan su creciente falta de apoyo popular (GALLUP 2016).
Ni la historia de las fallidas previas uniones monetarias que no fueron de la mano de uniones políticas (Eurozone Dystopia chapter 2 page 23). Ni las recomendaciones de los informes que la misma CEE hizo en los 70 (Eurozone Dystopia chapter 3). Ni las precauciones y avisos que diversos economistas hicieron en los 90 (WYNNE GODLEY). Ni la acrítica falta de debate en nuestro país sobre la UME, aquí era un suicidio profesional/político el cuestionar el tratado, recordemos sino cómo era ridiculizado Julio Anguita e IU a quienes nuestra  historia reciente  terminó dándoles la razón. Ni la patente evidencia de las desastrosas políticas procíclicas que se derivan de las reglas de Maastricht, como las tasas de paro juvenil superiores al 50%. Ni las lágrimas de cocodrilo que desde el FMI se vierten cuando implícitamente reconocen que le hubiera ido mejor a Grecia saliendo del euro (Financial Times). Ni la reluctancia a entrar en ese club de la anorexia económica de aquellos que se comprometieron a ello (Suecia, Polonia). Nada de ello  hace mella en el pensamiento grupal de los eurócratas y sus valedores nacionales para que reflexionen y cambien de opinión.
¡Faltaría más! El euro ha sido un éxito total en lo que se refiere al desmantelamiento del estado de bienestar y el debilitamiento del factor trabajo, han contribuido a ello tanto el proceso eufemísticamente llamado de “consolidación fiscal” como la llamada “convergencia en los criterios” (siempre criterios financieros) dejando de lado el desempleo que pasó de ser un objetivo a batir, a ser un instrumento de política económica para mantener baja la inflación (NAIRU). Estas condiciones, obligadas por el tratado, alejaron a nuestro país de la senda de reducción de la brecha de gasto social (que desde finales de los 70 llegó hasta principios de los 90) que de haber continuado a ese ritmo se habría cerrado al iniciar el siglo XXI (Estado de Bienestar).
Uno de los elementos de la construcción de nuestro estado de bienestar fue el papel decisivo que tuvo la financiación monetaria de los déficits públicos (anticipos del banco de España), algo que la firma del tratado prohíbe de manera tajante. Otro elemento fue el mantenimiento de déficits públicos (incluso en las fases de expansión del ciclo) que superaban los límites que el tratado  refuerza con el llamado “procedimiento de déficit excesivo”. De haber tenido que cumplir con las reglas de la UME nos hubiéramos visto impedidos de financiar la creación del estado de bienestar, pues el límite del déficit público del 3% lo hemos superado desde 1983 de manera constante hasta 1996. A esa reducción del déficit público le acompañó el progresivo incremento del déficit privado que tomó la forma de burbuja inmobiliaria, hinchándose ominosamente, hasta que la crisis financiera global le puso punto final. Ya conocemos todos lo que pasó después, basta con mirar nuestras desaparecidas cajas de ahorros, los desahucios record y el parque de viviendas sin ocupar.
El presente año se presentan toda una serie de hitos que pueden llevar a la desintegración de la eurozona, el caso de Italia con su banca en situación lamentable y que bajo las nuevas reglas del “bail in” supondrá, de realizarse en esas condiciones, una pérdida sustancial de los ahorros de pensionistas que han confiado en los títulos de esas entidades, las elecciones en Francia con un Frente Nacional que se coloca en cabeza en las encuestas,  elecciones en Alemania con numerosas voces que cuestionan la política del BCE y quieren que se acabe el programa de compras y que incluso demandan que Grecia sea expulsada de la UME. Cualquiera de ellos demostrará que la supuesta irreversibilidad del euro, no era más que una declaración de intenciones al mismo nivel que las declaraciones de fidelidad y apoyo mutuo que acompañan el inicio de un matrimonio.
Que ese matrimonio entre las monedas de los países ha resultado en que unos maltratan a los otros, que las reglas no son iguales para todos, que la coacción y el insulto se convierten en lo cotidiano, solo pueden reeditar lo que Europa vivió en los años 30 sometida también al corsé del patrón oro y la depresión económica tras una crisis financiera, frente a la que la ortodoxia económica recomendaba (¡también lo hacían entonces!)… más austeridad.  Veremos lo que sucede finalmente en Francia o lo que está sucediendo ya en Hungría, o el ominoso progreso de Alternativa por Alemania, mientras los eurócratas vuelven a recomendar el “waterboarding” a una Grecia exhausta, o a Portugal, o a España,  y demonizan el déficit público reproduciendo la primera de las “15 falacias funestas del fundamentalismo financiero” que denunciaba el Nobel William Vickrey (WILLIAM VICKREY).  Lo que está claro es que la resistencia a ese proyecto absolutamente ordoliberal que es el euro no cesa de crecer, lo que debemos plantearnos es quien se beneficiará de la caída, ¿Una ultraderecha xenófoba?, ¿Es todavía posible que la izquierda responda a este desafío y emprenda la demolición de toda esa estructura?
Economista, Research Scholar en el Binzagr Institute, presidente de APEEP-Soberanía Económica
ATTAC España no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.