lunes, 20 de marzo de 2017

China y Rusia bloquean declaración del CSNU sobre rohingyas

China y Rusia bloquean declaración del CSNU sobre rohingyas


China y Rusia bloquean declaración del CSNU sobre rohingyas

China y Rusia bloquean una declaración del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) sobre la minoría musulmana rohingya, víctima de crímenes de guerra.

China, con el apoyo de Rusia, bloqueó el viernes una declaración del CSNU sobre el trance que atraviesan los rohingyas, después de que el organismo se reuniera para abordar la situación en el estado de Rajine, en el noreste de Myanmar (Birmania), donde el Ejército está llevando a cabo una campaña militar y limpieza étnica contra esta minoría musulmana.

Así lo explicó el jefe de Asuntos Políticos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Jeffrey Feltman, quien comunicó el resultado de la reunión, que había sido solicitada por el Reino Unido a fin de encontrar una solución viable a la represión étnica contra la minoría rohingya por parte de los budistas en el estado de Rajine.

Hemos presentado algunos elementos pero no ha habido ningún consenso en la sala (sobre el trance que atraviesan los rohingyas en el estado de Rajine, donde el Ejército está llevando a cabo una campaña militar y limpieza étnica contra esta minoría musulmana)", apuntó el embajador británico ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Matthew Rycroft.

"Hemos presentado algunos elementos pero no ha habido ningún consenso en la sala", apuntó el embajador británico ante la ONU, Matthew Rycroft, tras la cita.

Las declaraciones del CSNU tienen que ser aprobadas por consenso. De acuerdo con fuentes diplomáticas, China, que comparte frontera con Myanmar y cuenta con el apoyo de Rusia, ha sido la que ha bloqueado la declaración.

La declaración habría expresado "preocupación por la reanudación de los combates en ciertas partes del país" e instaría al Gobierno birmano a permitir la entrada de ayuda humanitaria al estado de Rajine.

El 9 de octubre de 2016, el Ejército birmano comenzó un asalto a gran escala contra la minoría rohingya cuando nueve policías murieron en ataques contra puestos de seguridad cerca de la frontera de Bangladés. Desde entonces, unos 70.000 rohingyas han huido rumbo a Bangladés, conforme a estimaciones de la ONU.

La operación militar recibió la enérgica condena de la ONU y diferentes organizaciones de derechos humanos, que la calificaron de una flagrante violación de los derechos humanos, crimen contra la humanidad y posible limpieza étnica de la minoría rohingya.

En un informe publicado el 12 de marzo, el Observatorio de los Derechos Humanos (HRW, por sus siglas en inglés) hace constar que los soldados del Ejército birmano han provocado, de forma intencionada, grandes incendios en los pueblos de la etnia rohingya, han asesinando a un gran número de residentes y violado a las mujeres.

Myanmar, dominado por los budistas, tiene a sus espaldas una historia de discriminación y persecución contra los musulmanes, pues considera a los rohingyas inmigrantes ilegales. Mientras, la comunidad internacional y grupos pro derechos humanos rechazan tales argumentos, asegurando que esa minoría musulmana está históricamente arraigada en el territorio birmano.

hispantv